La esencia de la fotografía callejera.

Iniciamos este blog con un tema cada vez más de moda debido, seguramente, a la facilidad de acceso que todos tenemos a una cámara fotográfica de cierta calidad.

Hoy en día todos tenemos a mano un dispositivo capaz de realizar fotografías de una calidad aceptable. No sólo las cámaras fotográficas de calidad están ya al alcance de casi todos, sino que los actuales smartphones ofrecen prestaciones inimaginables para las cámaras reflex de alta gama de hace tan sólo unos pocos años. Con la ventaja de poder subir tus fotos de manera inmediata a las mas populares redes sociales, lo que han contribuido de manera notable a la expansión del arte de la fotografía.

Se trata, en esencia, en fijar momentos cotidianos en una imagen equilibrada, cuidando en encuadre, la composición y los ajustes de la cámara para ofrecer al espectador una imagen que transmita lo que el fotógrafo siente. Conseguir una imagen con fuerza y sentimiento no es fácil, sin embargo, y requiere perseverancia y observación constante para poder anticiparse a lo que va a ocurrir, ajustando los parámetros de tu herramienta para poder captar lo que estás buscando, focalizando exactamente lo que interesa y llenando el encuadre adecuadamente.



Las fotografías en blanco y negro resultan, en nuestra opinión, mas expresivas por centrar nuestra atención en los elementos mas potentes de la fotografía, resultando mucho mas dramáticas las imágenes obtenidas. Aunque, en ocasiones, el color resulta imprescindible para poder ofrecer la imagen deseada.

 Desde el principio, la fotografia callejera o street photography resultó atractiva a artistas de todo el mundo, dando como resultado verdaderos especialistas en la materia. Eugene Atget es considerado por muchos el pionero en este género por sus trabajos por las calles de Paris en la decada de 1890. Aunque John Thomsom fotografió las calles antes que el francés, poniendo el foco en las personas y en la sociedad y no en la arquitectura, como aquel.

 Maestros de la talla de Henry Cartier-Breson, Robert Frank o Walker Evans, les siguieron, cada uno con su estilo, expresando,cada uno a su manera, el entorno que observaban. Son numeroso los nombres que podríamos destacar en este sentido. Os sugiero, en cualquier caso que, si estáis interesados en este género, viajéis todo lo posible, observéis todo lo posible y practiquéis todo lo posible. No creáis que las fotos mas famosas se han hecho por casualidad. Cartier-Breson, por ejemplo, tomaba largas series de fotografías de un mismo motivo, como demuestran sus hojas de contactos, y elegía la mejor de entre ellas. Otros, como Vivan Mayer, no mostraron jamas a nadie sus fotografías y estas sólo fueron vistas (afortunadamente) hasta que fueron descubiertas en su habitación de niñera, después de su muerte.

Os animo a salir ahí afuera y buscar esa fotografía que refleje el sentimiento, la ocasión o la oportunidad que estáis buscando. Eso si, recordad que una fotografía sólo existe si está impresa.

 Lo demás son solo imágenes.

Copyright © All rights reserved.
Using Format